¿Qué derecho elegir al celebrar un contrato internacional?

María Elena Mansilla y Mejía1

El comercio une al mundo en una común
hermandad de dependencia mutua y de intereses recíprocos

James Abraham Garfield

Presentación del problema

La vida económica actual exige una constante interrelación internacional, por lo que surgió la necesidad de regular las actividades de esta naturaleza, dado que se trata de relaciones entre personas físicas y jurídicas tal problema corresponde resolverlo al derecho internacional privado. En tal sentido, el problema que tratará mi intervención es el de los contratos internacionales, actos jurídicos que fundamentalmente son civiles y mercantiles, tema que no ha sido ajeno a los estudiosos del derecho internacional privado, lo que ha dado lugar a una importante y valiosa aportación de soluciones, por lo que, si en este momento se nos presentará la necesidad de celebrar un contrato internacional, no sería fácil realizarlo precisamente por la diversidad de documentos que se han formulado al respecto.

¿Cuáles son estos documentos?

La respuesta es múltiple, y conduce a incertidumbre por ser varios los documentos que regulan el derecho aplicable a los contratos internacionales, ante tal diversidad en este trabajo se verán los siguientes:

  • Los principios del Instituto Internacional para la Unificación para el Derecho Privado (UNIDROIT)
  • Los principios de La Haya sobre la Elección del Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales.
  • La Convención Interamericana sobre Derecho Aplicable a los contratos internacionales.
  • El Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la Ley Aplicable a las Obligaciones Contractuales (ROMA I)
  • La Guía sobre Contratos Internacionales en las Américas
  • El Proyecto de Ley de Derecho Internacional Privado para México.

I. PRINCIPIOS

Los principios tienen un contenido de justicia intrínseca, son valores fundamentales, inmutables, con validez eterna, rigen las relaciones humanas, y se manifiestan en las normas jurídicas: Estos valores esenciales son los principios de

  • Libertad
  • Igualdad
  • Seguridad y;
  • Certeza

Es con el fin de aplicar estos valores fundamentales en las relaciones civiles y mercantiles que el Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Internacional Privado y la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado crearon principios dirigidos a dar libertad a las partes de un contrato civil o mercantil, libertad que ser manifiesta en el principio de autonomía de la voluntad en la celebración de un contrato internacional, obviamente esta libertad deben ejercerla los contratantes en un plano de igualdad, cuyo efecto será que ambos tengan la certeza de que los derechos y obligaciones concertados los regula el derecho cuya consecuencia lógica será la seguridad jurídica, consistente en que el Estado garantice coactivamente la satisfacción de las obligaciones incumplidas.

Sobre estos valores, aunque sin la coacción surgieron los principios del Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado y los principios de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado

II. PRINCIPIOS JURÍDICOS DEL INSTITUTO INTERNACIONAL PARA LA UNIFICACIÓN DEL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO (UNIDROIT)

La propuesta para crear los principios de UNIDROIT se inició en 1971 cuyo resultado se objetivizó en dos volúmenes uno en 1995 y otro en 2004, en este trabajo sólo se hará referencia a la última obra.

“Los principios de UNIDROIT tienen como objetivo ofrecer un conjunto equilibrado de reglas destinadas a utilizarse en todo el mundo, independientemente de las especificas tradiciones jurídicas, condiciones económicas o políticas de los países en que sean aplicados”2

Los principios presentan dos aspectos: el formal y el de fondo.

“Formalmente los principios tratan de evitar el uso de una terminología propia de un sistema jurídico determinado”

 

Respecto al fondo” … los principios son lo suficientemente flexibles como para lograr adaptarse a los continuos cambios provocados por el desarrollo tecnológico y económico en la práctica comercial internacional”

La teleología de los principios, es asegurar la equidad en las relaciones comerciales internacionales con base en la buena fe de las partes. El Instituto para la Unificación del Derecho Internacional Privado determina que sus principios tienen siete propósitos fundamentales3 a fin de no desvirtuar su naturaleza, se transcribirán textualmente.

III. PROPÓSITOS DE LOS PRINCIPIOS4

“Estos Principios establecen reglas generales aplicables a los contratos mercantiles internacionales.

Estos Principios deberán aplicarse cuando las partes hayan acordado que su contrato se rija por ellos.

Estos Principios pueden aplicarse cuando las partes hayan acordado que su contrato se rija por los principios generales de derecho, la “Lex mercatoria” o expresiones semejantes.

Estos Principios pueden aplicarse cuando las partes no han escogido el derecho aplicable al contrato.

Estos Principios pueden ser utilizados para interpretar o complementar instrumentos internacionales de derecho uniforme.

Estos Principios pueden ser utilizados para interpretar o complementar el derecho nacional.

Estos principios, pueden servir como modelo para los legisladores nacionales e internacionales.”      

La amplitud de los propósitos transcritos es una clara evidencia de la gran utilidad y el beneficio que aportan al comercio internacional. La obra de UNIDROIT, tiene el gran mérito de exponer el principio, comentarlo e incluso presentar problemas sobre cada uno. El libro concluye con la presentación de un total de 184 artículos.

Sobre este trabajo tan valioso y útil proceden dos comentarios.

  • No hay un concepto de contrato internacional
  • Los 184 artículos en realidad son una síntesis de la teoría de los contratos expuesta en normas, por lo tanto, no son principios, sino disposiciones jurídicas.

IV. PRINCIPIOS DE LA CONFERENCIA DE LA HAYA SOBRE LA ELECCIÓN DEL DERECHO APLICABLE EN MATERIA DE CONTRATOS INTERNACIONALES5

Cuarenta y un años después de los principios de UNIDROIT la Conferencia de la Haya de Derecho Internacional Privado presentó a la comunidad internacional, un proyecto de principios sobre la elección del derecho aplicable a los contratos internacionales en cuyo preámbulo expuso:

V. PREÁMBULO DE LOS PRINCIPIOS DE LA HAYA

  1. “Este instrumento enuncia los Principios generales relativos a la elección del derecho aplicable en materia de contratos comerciales internacionales. Afirman el principio de autonomía de la voluntad, con un número determinado de
  2. Pueden utilizarse como modelos para instrumentos nacionales, regionales, supranacionales o
  3. Pueden utilizarse para interpretar, completar y desarrollar normas de derecho internacional privado.
  4. Pueden aplicarse en los tribunales nacionales o arbitrales.

En términos generales, los cuatro puntos que expone la Haya en su preámbulo, son muy similares a los expuestos por UNIDROIT en sus siete propósitos.

VI. PRINCIPIOS DE LA CONFERENCIA DE LA HAYA DE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

La Conferencia de la Haya formuló sus principios en doce artículos, de los que se desprenden más de doce supuestos en atención a que cada uno de los dispositivos comprende más de una situación. Los principios de La Haya disponen, como lo indica su título, la elección del derecho aplicable, por lo tanto, reafirman el principio de autonomía de la voluntad de las partes. Determinan claramente su no aplicación a los contratos: de consumo o de trabajo a los que suman seis clases

más de contratos a los que obviamente no se les aplican los principios por dos razones:

  • No son contratos mercantiles, que se considera ser la razón fundamental, y:
  • Tener una regulación en convenciones

Los principios determinan que un contrato es internacional, salvo si las partes tienen su establecimiento en el mismo Estado y la relación de las partes y los demás elementos relevantes, excepto el derecho aplicable elegido, están vinculados únicamente a dicho Estado.

Determinar qué es un contrato internacional es importante, debido a que de ello depende que se le apliquen correctamente las normas o principios que correspondan, La Haya al intentar definir el contrato, lo que en realidad hace es enunciar cuando hay un contrato internacional, pero no dice que es un contrato internacional.

De lo expuesto se puede concluir que, si lo único distinto en un contrato es el derecho extranjero, el contrato no será internacional.

En cada situación planteada por los principios de La Haya, destaca el principio de libertad, de acuerdo con él, se puede elegir sólo un derecho para regir el contrato, o distintos derechos para cada parte del documento, incluso tal elección se puede modificar en cualquier momento.

En la elección del derecho no es necesario un punto de contacto, sin embargo, en atención a que el establecimiento puede invocarse como punto de conexión y debido a que es posible la existencia de varios establecimientos, los principios, aclaran que será el que tenga la relación más estrecha con el contrato al momento de su perfeccionamiento, para lo que no se requiere formalidad, ya que el contrato puede ser expreso o tácito.

Los principios excluyen la aplicación de normas de reenvío. Salvo que las partes lo acuerden. Con el fin de dar seguridad jurídica, el derecho elegido se aplicará a todas las situaciones que puedan derivar del contrato y sean posibles fuentes de conflicto, en consecuencia, el derecho

elegido se aplicará en las siguientes situaciones:

  • Interpretación
  • Derechos y obligaciones
  • Ejecución, incumplimiento, daños y perjuicios
  • Extinción de las obligaciones como prescripción o caducidad
  • Validez y nulidad
  • Prueba y presunciones y:
  • Obligaciones precontractuales

Como complemento, los principios incluyen la cesión de crédito, el respeto al orden público, y el estricto cumplimiento de las normas imperativas.

En síntesis, los principios de La Haya son concretos, incluyen como UNIDROIT, la cesión de crédito y ambos omiten dar un concepto preciso de contrato internacional.

VII. CONVENCIONES

Sobre los contratos internacionales existen dos Convenciones.

El Convenio sobre la Ley Aplicable a los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías de La Haya,6 celebrado el 24 de diciembre de 1986 y la Convención de Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías del 11 de abril de 1980.7 Como claramente lo dice el título de ambos convenios, su normatividad está dirigida exclusivamente a la compraventa internacional de mercaderías, por lo que surge la pregunta ¿Qué derecho se aplica, o cuales son los o principios que rigen cuando los contratos internacionales tienen otro objeto?

VIII. CONVENCIÓN DE MÉXICO SOBRE DERECHO APLICABLE A LOS CONTRATOS INTERNACIONALES8

El 17 de marzo de 1994 se aprobó en México, en la V Conferencia Interamericana de Derecho Internacional Privado, la Convención Interamericana, sobre Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales, cuya creación estuvo a cargo de México por mandato determinado en la IV Conferencia Interamericana de Derecho Internacional Privado.

¿Qué bondades presenta este documento?

Se considera que tiene las características siguientes:

– Es una convención muy breve y concreta, consta de 24 artículos de los cuales sólo 18 se refieren al fondo del problema

En tal sentido el párrafo primero del artículo 1° dispone: “Esta Convención determina el derecho aplicable a los contratos internacionales”.

De esta forma, el supuesto incluye todo tipo de contrato que las partes decidan celebrar. A continuación, claramente especifica en el párrafo segundo:

“Se entenderá que un contrato es internacional: si las partes del mismo tienen su residencia habitual o su establecimiento en Estados diferentes, o si el contrato tiene contactos objetivos con más de un Estado parte”

El párrafo transcrito tiene dos aportaciones:

  • Determina lo que es un contrato internacional
  • Destaca los elementos del contrato internacional

De esta forma un contrato será internacional cuando se presente cualquiera de los supuestos siguientes:

  • Las partes tengan la residencia habitual en Estados distintos,
  • El establecimiento se encuentre en distintos Estados o,
  • Se tenga contacto objetivo con más de un Estado parte

El artículo primero de la Convención es de una gran riqueza jurídica, ya que además extiende su aplicación a los contratos en los que sean parte los Estados, entidades u organismos estatales y deja en libertad a las partes, para que decidan a que contratos se aplicara o no se aplicara la Convención.

En síntesis, la Convención de México determina la naturaleza jurídica de un contrato internacional, los posibles puntos de contacto, el principio de la autonomía de la voluntad de las partes para decidir cuándo se aplicará la Convención, todo esto en un solo artículo, claro preciso y concreto.

Los artículos 2°, 3° y 4° de la Convención, contienen verdaderos principios jurídicos por referirse a la universalidad, adaptabilidad, visión los cambios futuros, y la internacionalidad del contrato como vía de obtener un derecho uniforme.

El artículo 2° expone la naturaleza universal del convenio en los siguientes términos. “Artículo 2°. – El derecho designado por esta Convención se aplicará aun cuando tal derecho sea el de un Estado no parte.

 

El artículo 3° muestra la visión a futuro de los contratos, al exponer:

“Artículo 3.- Las normas de esta Convención se aplicarán con las adaptaciones necesarias y posibles a las nuevas modalidades de contratación utilizadas como consecuencia del desarrollo comercial internacional.

Como principio unificador el artículo 4° dispone:

“Artículo 4.- Para los efectos de interpretación y aplicación de esta Convención, se tendrá en cuenta su carácter internacional y la necesidad de promover la uniformidad de su aplicación”.

El principio de autonomía de la voluntad regula todo el contrato en la elección del derecho, por lo tanto, si lo deciden las partes pueden ser varios los derechos aplicables en las distintas partes del contrato, es posible también cambiar el derecho elegido inicialmente, tales modificaciones siempre estarán sujetas a la aquiescencia de las partes en cumplimiento del principio de igualdad, siempre que no se modifique el contrato y no se violen derechos de terceros.

A fin de no dejar laguna legal, cumplir con la justicia y aplicar la equidad, la Convención amplía la normatividad aplicable a los contratos, a la costumbre, los principios del derecho comercial internacional y los usos y prácticas comerciales de aceptación general.

La Convención prevé la posibilidad de que las partes no designen el derecho que regirá el contrato, en cuyo caso el punto de contacto será el del vínculo más estrecho, lo que significa que deberán analizarse los elementos del contrato y los puntos de contacto para determinar cuál sería el vínculo más estrecho, para lo que será necesario analizar la relación contractual concreta,

Dos principios fundamentales rigen el derecho aplicable a los contratos internacionales:

  • No violar el orden público y
  • Cumplir con las normas imperativas

La Convención también determina concretamente en que situaciones no se aplicara la Convención, lo que ocurre cuando el conflicto se refiere a las situaciones que tienen regulación especial en otras convenciones.

IX. REGLAMENTO (CE) N° 593/2008 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO SOBRE LA LEY APLICABLE A LAS OBLIGACIONES CONTRACTUALES (ROMA I).9

El 17 de junio de 2008, el Parlamento Europeo y del Consejo expidió el “Reglamento sobre el Derecho aplicable a las obligaciones contractuales” documento conocido como Roma I cuyo contenido son 27 artículos.

México no ha suscrito el Reglamento, sin embargo, al regular el derecho aplicable a las obligaciones contractuales es necesario estudiarlo, particularmente por que invoca el principio de universalidad del artículo 2° de la Convención de México al disponer:

“Artículo 2°. – La ley designada por el presente Reglamento se aplicará, aunque no sea la de un Estado parte” Nótese que la Convención de México es de 1994 y Roma I es de 2008.

Roma I especifica concretamente que, ante un conflicto de leyes, el Reglamento se aplicará únicamente a las materias civil y mercantil, áreas dentro de las que ubica también los contratos de: transporte, consumo y seguros individuales de trabajo, estos contratos no se encuentran en la Convención de México, en los principios de la UNIDROIT, ni de La Haya, ya que en estricto derecho corresponden a otras áreas.

El Reglamento se aplicará a los contratos cuando sea necesario interpretarlos, a las modalidades del cumplimiento, al incumplimiento de las obligaciones y a la reparación por el daño causado, contempla también las distintas causas de extinción y en caso de vicios regula la nulidad. En la delimitación de su ámbito de aplicación determina los contratos a los que no se aplicará, que serán aquellos cuya regulación sea especial o existan convenios sobre esas materias.

Elementos fundamentales de todo contrato son los requisitos de existencia a los que se suman los de validez material y formal. En la materia debe cumplir los requisitos de la ley aplicable, y en la formal debe cumplir los requisitos de la ley que la rija.

En relación con los requisitos de la existencia esta la capacidad y a contrario sensu la incapacidad de las partes y el objeto del contrato.

Roma I extiende su regulación a:

  • La Cesión de créditos
  • La Subrogación legal
  • La Responsabilidad múltiple en la que concretamente se refiere a las obligaciones solidarias y al derecho a repetir contra los demás
  • La Compensación legal y;
  • La Carga de la prueba

Respecto a la elección del derecho aplicable a los contratos, rige el principio de autonomía de la voluntad, por lo que el derecho elegido se aplicará a todo el contrato, a solo una parte, o bien derechos distintos a las diferentes partes del contrato.

Ante el supuesto de que las partes no elijan el derecho, Roma I dispone el derecho que se aplicará en los siete contratos siguientes:

  • A la Compraventa de mercaderías, el derecho de la residencia habitual del vendedor
  • A la Prestación de servicios, el derecho de la residencia habitual del prestador
  • Al derecho real inmobiliario, el derecho de la ubicación del bien
  • Al de franquicia, el derecho de la residencia habitual del franquiciatario
  • Al de distribución, el derecho de la residencia habitual del distribuidor
  • A la Venta de bienes mediante subasta, el derecho del lugar de la subasta

Como elementos ineludibles, Roma I incluye el principio de orden público. No se refiere a normas de policía directamente, pero añade que habrá normas comunitarias de aplicación imperiosa y excluye el reenvío.

De Roma I es necesario destacar que no da una definición de contrato internacional, se limita al efecto de la celebración de contrato que son las obligaciones, y los conflictos de leyes que puedan presentarse, en forma alguna toca la naturaleza internacional de los contratos, sin embargo, se deduce al determinar derecho aplicable, lo que confirma en forma implícita, la existencia de una relación internacional.

X. GUÍA SOBRE CONTRATOS INTERNACIONALES EN LAS AMÉRICAS10

Ante la problemática de los contratos internacionales, por la cada vez mayor relación entre las personas de diferentes países, la Organización de los Estados Americanos a través del Comité Jurídico Interamericano y el Departamento de Derecho Internacional, decidió abordar el problema y su estudio con el fin de crear una guía la que se presentó en México en marzo de 2018.

En la formulación de la guía los fundamentos fueron los siguientes documentos:

  • La sinopsis que hizo el Departamento de Derecho Internacional sobre el derecho contractual.
  • La Convención de México sobre Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales
  • Los principios de La Haya sobre la Elección del Derecho Aplicable a los Contratos Internacionales.

XI. ANÁLISIS DE LA GUÍA

La guía es muy amplia, se compone de dieciocho partes expuestas en 638 párrafos cortos, claros y concretos, en los que se analizan los problemas presentes y futuros de los contratos internacionales.

El proyecto se inició en 2016 con un informe de la Convención Interamericana sobre Contratos Internacionales celebrada en México en 1994, se relacionó con los principios de La Haya, con Roma I, los principios de UNIDROIT, la opinión de UNCITRAL y de expertos en la materia.

El documento parte de la Convención Interamericana sobre el Derecho aplicable a los Contratos Internacionales y plantea como interrogantes ¿qué hacer?, ¿ratificar la Convención?,

¿modificarla?, ¿crear una ley modelo?, ¿celebrar otra convención o bien limitarse a una guía? obviamente eligió la guía, en la que se consideran fundamentalmente cuatro objetivos a lograr.

  • Ser una guía para los miembros de la Organización de los Estados Americanos
  • Lograr un texto oficial que sea ley
  • La integración regional y;
  • La utilidad que le reportará a jueces, árbitros, litigantes y legisladores La guía considera que en el derecho aplicable hay dos clases de problemas:
  • Genéricos y específicos

Los genéricos se refieren a las relaciones privadas internacionales y a las relaciones entre el derecho comunitario y los Estados nacionales.

Los específicos son relativos a la lengua, la diferencia de conceptos, los distintos sistemas jurídicos, el derecho estatal y no estatal y si las normas que determinaran el derecho aplicable ¿serían conflictuales o materiales? sin duda estos son problemas que se deben resolver.

Acorde a lo expuesto, el proyecto de guía presenta nueve posibilidades para determinar el derecho aplicable:

  • El Sistema conflictual tradicional
  • Las Normas materiales imperativas
  • El Derecho Uniforme
  • La Armonización de legislaciones
  • La Autonomía de la voluntad
  • Las Leyes modelo
  • El soft law
  • El Arbitraje y;
  • La Vía judicial

La guía expone que Europa, en la materia contractual, propone una reformulación del problema y considera que el derecho aplicable se puede determinar mediante cualquiera de las formas siguientes:

Las Normas materiales imperativas

  • Los principios de UNIDROIT, cuya naturaleza es normativa
  • La armonización del derecho legislado y consuetudinario
  • La creación de normas como las del derecho civil

La guía expone que Europa, en la materia contractual, propone una reformulación del problema y considera que el derecho aplicable se puede determinar mediante cualquiera de las formas siguientes:

  • Los principios de UNIDROIT, cuya naturaleza es normativa
  • La armonización del derecho legislado y consuetudinario
  • La creación de normas como las del derecho civil

Un gran problema sustancial, radica en que, si no se tiene una definición de contrato internacional, resulta difícil determinar el derecho aplicable, por lo que surge la pregunta ¿Con base en que se definiría la internacionalidad del contrato? La guía propone ocho posibilidades:

  • La nacionalidad de las partes
  • El lugar de celebración del contrato
  • El lugar del cumplimiento
  • La residencia habitual de las partes
  • El traslado de las mercancías
  • El domicilio de las partes
  • El lugar del establecimiento principal
  • La relación más estrecha

El proyecto se refiere únicamente a los contratos internacionales, por lo que sus disposiciones no se aplicaran a contratos de otra naturaleza, ni a situaciones ajenas tales como, sociedades derechos reales o insolvencia.

Todo documento en algún momento de su aplicación requiere ser interpretado, por lo que la guía plantea dos soluciones.

  • La interpretación podría ser mediante la armonización, lo que significa alejar diferencias y acercar similitudes o con;
  • La uniformidad de normas, esto presenta el problema de la soberanía de los contratantes.

Se propone también aplicar el derecho, estatal, el no estatal, o un derecho neutro. El problema del derecho no estatal radica en que tanto los principios como la costumbre, los usos y las prácticas no son obligatorios.

Por tratarse de contratos comerciales, la guía aplica el principio de autonomía de la voluntad, lo que permite elegir el derecho aplicable, tal elección se puede modificar en cualquier momento total o parcialmente, debe hacerse por escrito, está libertad está limitada por el orden público y no debe causar perjuicios a terceros.

Respecto a la forma de los contratos, está puede ser: expresa o tácita:

  • La expresa estaría determinada en el
  • La tácita se deduciría de la intención evidente de los

En la elección del foro la guía plante la pregunta: ¿Se elegiría un foro neutral, un tribunal con base en el derecho sustantivo?, ¿un tribunal con fundamento en el juez competente?, o ¿se acudiría al tribunal que tuviera una conexión con la disputa?

 

La guía incluye las figuras de reenvió, la subrogación y la cesión de créditos, con lo que aumenta su complejidad.

Como una vía de solución de conflictos, incluye el arbitraje en el que también se encuentra el principio de autonomía de la voluntad, ante esto en la guía se pregunta ¿Qué derecho se elige?: Como respuesta la guía ofrece cuatro posibilidades:

  • El del establecimiento del negocio
  • El de la residencia habitual,
  • El de la prestación característica o
  • El del vínculo más estrecho

En el arbitraje es difícil que se presente el orden público, debido a que las partes eligen libremente el derecho aplicable, por lo tanto, debe cuidarse que la elección no dé lugar a la nulidad o a la inejecución del contrato.

Las normas imperativas son ineludibles, por lo que cuando en el derecho elegido hay esta clase de disposiciones se debe tener presente que su naturaleza exige:

  • Su aplicación inmediata, de esta forma, se
  • Excluyen la aplicación de otras normas, se
  • Salvaguardan la soberanía y se,
  • Protegen a la parte débil

De lo expuesto sobre el proyecto de guía es importante destacar lo amplio del estudio y lo claro de las propuestas sobre cada problema, sin embargo, sería conveniente que al trabajo en un segundo momento:

  • Formulara una definición de contrato internacional
  • Se extraigan principios concretos y en cada punto crucial se propongan soluciones.

XII. PROYECTO DE LEY DE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO PARA MÉXICO11

La necesidad de implementar una ley interna de derecho internacional privado, ha llevado a varios Estados a formular proyectos que resuelvan los distintos y complejos problemas de esta materia, en tal sentido México se avocó crear un proyecto que concluyó el 20 de febrero de 2017.

Dentro del documento los artículos 109 a 115 regulan los contratos sin referirse concretamente a su naturaleza internacional, se aborda directamente la libertad de las partes para elegir el derecho aplicable al contrato, lo que se puede manifestar en forma expresa o tácita.

Las partes deciden sí el derecho elegido se aplicará a todo el contrato o sólo a una parte, también es posible aplicar distintos derechos en las diferentes partes del contrato. Con el fin de evitar vacíos legales la guía propone aplicar la costumbre y los principios del derecho comercial internacional.

La determinación del derecho aplicable se basa en los principios de:

  • El vínculo más estrecho
  • Los principios del derecho comercial internacional.

En síntesis, los siete artículos del proyecto fueron tomados de la Convención de México y se trasladaron al proyecto de Ley, por lo que se recomendaría que se incluir las normas de la Convención de México adecuándolas a la técnica jurídica legislativa.

Conclusión

Concluida esta participación, aún queda la pregunta ¿Qué derecho elegir al celebrar un contrato internacional? La respuesta lógica, sería designar como derecho aplicable la Convención de México, por ser el único instrumento con posibilidad de vincular a las partes.
1 Doctorado en Derecho, Maestría en criminología. Especialidad en Derecho Constitucional y Administrativo. Profesora definitiva por oposición de la Facultad de Derecho UNAM. Investigadora Nacional Nivel II. Miembro de Número de la Academia Mexicana de Derecho Internacional Privado y Comparado y representante de México ante la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado. Actual Directora del Seminario de Derecho Internacional de la Facultad de Derecho, UNAM.

2 Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado. – Principios UNIDROIT, sobre los contratos comerciales internacionales. – Universidad Nacional Autónoma de México. Centro Mexicano de Derecho Uniforme Instituto de Investigaciones Jurídicas. SNE. México 2007. Pág. XV

3 Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado. – Principios UNIDROIT. – Óp. Cit. Pág. XV

4 Ibídem Pág. 1

5 Proyecto de Principio de La Haya aprobados en la reunión de la Comisión Especial de noviembre de 2012 sobre. Elección de Derecho Aplicable en Materia de Contratos Internacionales y recomendaciones para comentarios. La Haya Países Bajos

6 Cfr. Borras Alegría el. González Campos. Recopilación de Convenios de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado (1951-2007) Segunda Edición Revisada y puesta al día. Marcial Pons. Madrid 2008. Págs. 247 y SS.

7 Cfr. Contreras Vaca Francisco. Derecho Internacional Privado. Ob. Cit. Pág. 649 y SS.

8 Ibídem Pág. 481

9 Diario Oficial de la Unión Europea- Parlamento Europeo. El Consejo. Estrasburgo 17 junio de 2008

9 Diario Oficial de la Unión Europea- Parlamento Europeo. El Consejo. Estrasburgo 17 junio de 2008

11 Academia Mexicana de Derecho Internacional Privado y Comparado. Proyecto de Ley de Derecho Internacional Privado para México. Versión al 20 de febrero de 2017. Orden Jurídico Regulador de los Contratos. Artículos 109-115. Pág. 51 y SS.

© 2017.
Todos los Derechos Reservados a la Academia Mexicana de
Derecho Internacional Privado y Comparado A.C.